-->

🎴Popurri con LETRA🖍️ Comparsa "La Eternidad" de Antonio Martínez Ares (2017)

🎴Popurri con LETRA🖍️ Comparsa "La Eternidad" de Antonio Martínez Ares (2017)

🎴Popurri con LETRA🖍️ Comparsa "La Eternidad" de Antonio Martínez Ares (2017)

   🎴Popurri con LETRA🖍️ Comparsa "La Eternidad" de Antonio Martínez Ares (2017) El día eterno Invoco el alma de la tierra más an...
Comentarios sábado, septiembre 12, 2020
🎴Popurri con LETRA🖍️ Comparsa "La Eternidad" de Antonio Martínez Ares (2017)

  

🎴Popurri con LETRA🖍️ Comparsa "La Eternidad" de Antonio Martínez Ares (2017)

🎴Popurri con LETRA🖍️ Comparsa "La Eternidad" de Antonio Martínez Ares (2017)


El día eterno


Invoco el alma de la tierra

más antigua y más bonita

para que inunde de luz y de sal

los rincones de mi cuerpo.

Que despierte a gaviotas,

mojarras y caballitas

y su guerra diaria de amor

con los dos vientos.


Que bautice sus piedras

y les de sus nombres y apellidos.

Que levante palmeras

y blanquee los torreones.

Que abra sus puertas de tierra

a cristianos y beduinos.

Que se oiga el run run de sus niños

pariendo canciones.


Invoco al corazón de la sagrada claridad.

Nada es lo que parece y te aseguro que lo es.

Llegó el primer viajero. ¡Bienvenido a tu ciudad!

Tú cuenta tres por cuatro… ¡Sígueme!


El camino eterno


Lo suyo es que me presente primero.

Soy el fatal, inmortal, el despiadado barquero, lo sé.

Verse conmigo, aquí, asusta un poquito.

¿Vivir en el mundo? ¡Anda, calla! ¿En esa España Mariana?

¡Pa ti pa mi, eso sí que da miedito! ¡Dame!


Dame una prenda, algo tuyo, un detallito,

Paga un peaje ¿otro? Como el de Sevilla, infinito.

Sube a la barca, te están esperando.

Nos vamos, nos vamos, volando, volando.

Cruza la puerta. No te detengas.

Si tienes dudas, siempre a la izquierda.




Hoy más que nunca te prometo que al tercer día cantarás.

Siémbrate y crece con tu pueblo frente a la gloria de su mar.

Aquí no hay fin ni hay principio.

No hay presente ni pasado.

No hay futuro. ¡Ay, mi niño!

Aunque tampoco lo hay abajo. ¡Barqueroooo!


Alguien me llama en la otra orilla del cielo.

Es una niña bonita. ¿Paga dinero? ¡Paga dinero!

Amigo mío déjame que te diga,

volver a Cádiz, a Cádiz, bien que vale la vida.

Hoy habrá una gran fiesta en el otro barrio,

almas antiguas, tu gente, ¡Corre! te están reclamando.

Siémbrate y crece compañero y recuerda

a quien dejaste llorando y llorando en la tierra.


El eterno recuerdo


Te buscaré por los mundos perdidos de la eternidad.

Te buscaré con mi triste figura vagando entre la soledad.

Buscaré no sé cuándo ni dónde, te encontraré.

Yo sé que tú aunque dormida me miras, lo sé, yo lo sé.


Tanto te echo de menos que ya no me duele el dolor.

Duele este inmenso vacío de uno que un día fueron dos.

Cuando más falta me hacías volaste, eso sí,

aquí sigues prendida, encendida y ardiendo, latiendo

muy dentro de mí…


¡Amor, ay dónde estás!


Dicen… que debo aprender a vivir… caminar…

Dicen… que debo dejar tu memoria… al mar…

Yo solo escucho una voz y es la tuya muy lejos de aquí,

me espero a la noche y te invento y salimos los dos por ahí.


Te buscaré y venderé lo que quede de mi a cualquier dios.

Claro que existe el infierno el infierno es donde vivo yo.

Te buscaré en esta vida, en la otra y jamás lloraré.

Hasta la muerte, qué tonta, lo sabe… yo te encontraré.


Te buscaré por los mundos perdidos de la eternidad…

La historia eterna


Tu vasta historia te contempla en una esquinita del sur.

Te pongo al día caminante para que sepas quién eres tú.

Eres múltiplo de arena, el vaso de la marea siempre llena.

Así lo quisieron los dioses para tragarnos mejor las penas.

Una bailaora romana y esclava, la mezquita del parque cristiano.

Manuel de Falla dando las horas al vuelo libre del papagayo.

Maremoto, explosión, La Lirio, ¡Diarioooo!, los liberales.

El Mellizo pariendo flamenco entre dos catedrales, dale, dale, dale…


Salvochea dando sus ropas, Lope enamorando a las barquillas.

¡Viajeros a Niuyor!, ¡Los ingleses!, la fiebre amarilla.

Cecilia, Rosario, Mariana, contra cien mil fanfarrones.

Diego Arias buscando estrellas, un Celestino entre las flores.

El adiós a las murallas, el Greco, la guerra, las carabelas,

non plus ultra, los dragos, el hambre, la siembra de Columela,

la gloriosa, la dama fenicia, los atunes, el cantón, Castelar…

No puedo darte más pistas en un minuto de carnaval.


Ese eres tú, ese eres tú en una, en una, en una esquinita del sur.

Ese eres tú, ese eres tú, caminante, eres tú.


Mira, mira, mira, mira, mira…


Ya eres eterno


El sol se muere ya por la Caleta.

No tengas miedo, cosas de poeta.

Ahí va un consejo más sabe el diablo por viejo.

Claro que no se trata de una despedida.

Tu vida empieza pero en otra vida.

Quiero mostrarte, tendrás el gran don de estar en todas partes.


¡Chiquillooo! Mañana roca, pasado castillo,

arco, cañón, vendaval, vaporcito.

Salta al vacío y empieza a soñar

con sus aguas eternas, sus nubes eternas, su sonrisa eterna

sus barrios, su plata, sus calles, sus plazas,

sus dunas eternas, sus fiestas eternas, sus campanitas eternas

que ya anuncian que eres uno más

y que gozas de la libertad eterna, eterna, eterna, eterna, eterna, eterna…

La noche eterna


Ole, ole mi Cai y lo digo a boca llena

y el que no diga ole que se le seque la hierbabuena

Convoco a las ánimas benditas.

Viene a esta tierra un barquito, más típico no lo hay,

Más blanco ni más bonito en toito el muelle de Cai

Vamos a hacer cenizas este día.

Que ni la hambre la vamos a sentir, que mire usted que gracia,

que mire usted que gracia tiene este país

Dejemos de arrastrar nuestras penitas.

Aquellos duros antiguos que tanto dieron que hablar

que se encontraba la gente en la orillita del mar

Cerremos pa los restos ¡Cai! las herías.


Quedad en la memoria. Por cierto, ya es febrero

y estamos en la gloria, compañeros.


Mañana será otro mañana y despertarás. Revivirás.

Mañana traeré a tus niños a la inmortalidad. Revivirás.

Mañana otra historia de amor a tus pies llegará y revivirás. Revivirás.

Mañana los muros del tiempo de nuevo caerán. Revivirás.

Mañana, mi barca, el espejo lo atravesará. Revivirás.

Mañana, cariño, mañana, ahora descansa en paz. Revivirás. Revivirás.


Invoco el alma de la tierra más antigua y más bonita

para que inunde de luz y de sal los rincones de mi cuerpo.

En el cielo una frase con lágrimas escritas:


“No me olvides, vida mía, te quiero”.

Comentarios


No hay comentarios

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link