'El Niño' que creció y se hizo Baluarte

Apoyanos y darnos a conocer compartiendo en tus redes sociales. Todo el Carnaval de Cádiz lo encontrarás aqui

'El Niño' que creció y se hizo Baluarte
Antonio Martínez Ares muestra la escultura de Berraquero de su 'Baluarte' junto al alcalde de Cádiz, José María González, y el vicepresidente de la Fundación Cruzcampo, Marcos Tarancón.Recuerdo que era mayo cuando Antonio Martínez Ares recibía el premio Baluarte del Carnaval que otorga la Fundación Cruzcampo. Un 29, concretamen te. Para celebrar 20 ediciones con quien ha aportado a la fiesta, por ahora, 23 comparsas. En un nuevo formato de celebración, la firma cervecera congregaba anoche en el Palacio de Congresos a un buen número de invitados que arroparon la entrega del galardón a 'El Niño', el coplero de Santa María que allá por 1983 ya entonó el "Con permiso, buenas tardes" para presentarse ante el grupo de la peña Nuestra Andalucía y ofrecerle su repertorio para 'Requiebro', la primera de sus comparsas en 1984. Ayer, Cruzcampo reconocía, con estatuilla de Alfonso Berraquero y 6.000 euros, la trayectoria de quien regresó en 2016 después de notar en la carita el viento de la nostalgia.

Los presentadores del acto, Miriam Peralta y Enrique Miranda, de Onda Cádiz, dieron paso en el escenario del auditorio del Palacio a un video homenaje a los carnavaleros premiados. "Veinte revolucionarios, veinte envenenaos". El selecto aperitivo llevaba la firma de algunos de los 'Baluarte' ya fallecidos. La antología 'Los cleriguillos' entonó coplas de siempre. La Caracola de Pedro Romero y Paco Campos, los cuplés de El Peña, el pasodoble a Andalucía de 'Los braceros de pueblo' de Villegas y otro pasodoble inédito y censurado de Don Enrique para 'Los gitanos errantes'. Para finalizar, los Paquichi, Memi, Carmelo, Antonio Herrera, Rafael Velázquez y compañía dedicaron a Martínez Ares una de sus más famosas letras: la del eterno amor de una pareja que se conoce en la plaza de España, compuesta para 'La ventolera' (1994). Ares, muy agradecido, se puso en pie para agradecer el gesto a los componentes uno por uno.



Hablaba luego el secretario del jurado, Alberto Ramos Santana, del "Oscar honorífico" que es este Baluarte del Carnaval y que ha recaído este año en "uno de los grandes, un renovador que nunca se apartó de la línea tradicional de la comparsa". Tras la glosa de su obra desde 1984 a 2018 llegó el momento de la entrega del premio. El autor de 'Los piratas' o 'La niña de mis ojos' lo recibió de manos del alcalde de Cádiz, José María González, y el vicepresidente de la Fundación Cruzcampo y director de Relaciones Corporativas de Heineken España, Marcos Tarancón. El galardonado llamó a mantener el Carnaval "como una religión, como dice Juan Carlos", en referencia a Aragón, y admitió que cuando era pequeño "solo pensaba en cantar como lo hacía mi padre, porque yo quería imitarlo. Luego me di cuenta de que tenía otras inquietudes". El final de su discurso se convirtió en una sentida petición a las autoridades presentes: "El Carnaval es una industria, un diamante. No lo dejéis morir. Esto puede crear empleo. Mímenlo, cuídenlo. No tenemos otra cosa que arte por metro cuadrado. Sean ustedes el Baluarte". Coincidió con él en la necesidad de potenciar la fiesta como industria el alcalde, otrora su rival en las tablas del Falla, como bien recordó porque "era muy estimulante competir con Antonio, todos le queríamos ganar". Del nuevo Baluarte, el primer edil destacó que es "un poeta, transgresor, revolucionario, un exportador del talento de la ciudad". Marcos Tarancón, por su parte, aseguró que "los que os dedicáis al Carnaval tenéis un don: la creatividad. Tocáis el corazón de la gente".

El colofón vino con la comparsa que Martínez Ares presentaba este año: 'El perro andalú'. Coplas de hoy y de ayer fueron dedicadas por el director, Rafita Velázquez, a uno de los componentes, Geni Cheza, accidentado ayer aunque fuera de peligro. La actuación del grupo dio paso a un cóctel servido por el grupo El Faro. Había sido la noche de un niño que llegó al Carnaval para hacer historia. Para defender la fiesta como solo pueden hacerlo los baluartes.